domingo, 30 de diciembre de 2012

LAS PROPIEDADES DEL ENELDO



El eneldo (Anethum graveolens), es una planta herbácea, aromática con olor y sabor anisado y alimonado, y mide desde 30 cms. hasta más de un metro, su tallo es frágil y fino con ramificaciones, y sus hojas muy finas, como agujas. Crece muy bien en climas suaves de Asia menor, norte de África,  Europa meridional y es abundante en Andalucía donde el eneldo crece de manera silvestre. 
El eneldo es conocido desde la antigüedad, se le menciona en el antiguo Egipto y los soldados del Imperio Romano lo usaban para aumentar la fuerza física y en la Edad Media se le atribuían poderes de protección contra la brujería.
Esta planta es originaria de la región oriental del mar Mediterráneo, sus hojas y frutos son usados en la cocina como condimento y sus semillas se emplean en tisanas por sus propiedades curativas: facilitan la digestión, contra el hipo, desinflama las hemorroides, es anti-flatulenta, estimula el hígado, ayuda a evitar el mal aliento y aumenta la producción de leche  materna. 
El eneldo contiene un alto porcentaje de aceites esenciales ricos en eugenol, limoneno, anetol, felandreno, carveol o miristicina que le confiere propiedades carminativas ideal para digestiones difíciles y acidez. Es un gran diurético y muy útil en los problemas de insomnio y algunas afecciones de tipo nervioso, es antiséptica y hace desaparecer las úlceras bucales.
En la cocina se le usa en ensaladas o para condimentar pescados y guisos y las semillas trituradas se utilizan para aromatizar el vinagre o preparar chucrut, conservas y encurtidos.