domingo, 20 de enero de 2013

LAS RICAS Y NUTRITIVAS ALCACHOFAS

         
La alcachofa, (Cynara Scolymus),  también conocida como alcaucil  en Andalucía y en algunos países hispanoamericanos, es una planta perenne que alcanza hasta dos metros de altura y que vuelve a brotar de la cepa cada año, es originaria de la región mediterránea y del noroeste de África, siendo los mayores productores España e Italia, en la antigua Grecia era muy apreciada la alcachofa como alimento afrodisíaco y  dice la mitología que el dios Júpiter se enamoró de Cynara, una chica muy guapa que le rechazó y despechado, decidió castigarla convirtiéndola en Cynara Scolymus, o sea, en alcachofa.
Su nutriente principal es el hidrato de carbono, como inulina  y fibra, también tienen mucho sodio, potasio, magnesio, fósforo,  calcio y vitaminas como B1, B3, E y en menor proporción,  vitamina C, es una excelente hortaliza para los que quieren adelgazar porque favorece la rápida eliminación de grasas, facilita la digestión, ayuda en la función hepática y tiene muy pocas calorías.
La alcachofa estimula las funciones hepáticas en casos de insuficiencia y congestión del hígado y hay que destacar la presencia de cinarina que aumenta la secreción biliar y los esteroles que ayudan a limitar la absorción del colesterol en los intestinos.  Muchos medicamentos para ayuda digestiva están compuestos principalmente por extractos de alcachofas que están consideradas como auténtica medicina natural para el hígado, además es un alimento rico en componentes diuréticos, como ácidos clorogénico, cafeico y ascórbico, también tiene mucha fibra lo que produce saciedad y es muy buena para las cefaleas, es depurativa y reconstituyente
Sus flores se emplean como cuajo para la leche para la obtención de queso. La alcachofa no contiene almidones por lo que es un excelente alimento para los diabéticos.  
             


Receta con alcachofas


                  
 

Gregorio García Alcalá
 20 de enero de 2013