miércoles, 24 de julio de 2013

EL JENGIBRE


Esta planta es muy conocida desde la antigüedad por sus propiedades contra la inflamación de las articulaciones, o sea, la artritis y es muy utilizada por la medicina tradicional china. Crece en estado silvestre en muchas islas del Caribe siendo el principal productor Jamaica, también cultivan jengibre India y China
El jengibre (Zengiber officinale) es una planta herbácea perenne cuyo tallos subterráneos son rizomas polilobulados con sabor picante.
Se le ha usado mucho   para tratar problemas digestivos, es antibacteriano y corrige alteraciones de la fibra intestinal, ayuda en los casos de diarrea y meteorismo, también es útil para quitar las naúseas o ganas de vomitar, por su contenido en gigerol, muy útil tomar jengibre en las comidas para los pacientes con quimioterapia.
 Protege el estómago cuando se toman fármacos anti-inflamatorios, ayuda en los casos de hipertensión, es un potente antioxidante y previene el cáncer de colon y gástrico y ayuda a reducir el colesterol es muy eficaz contra la gripe y los resfriados es un buen expectorante, mejora el flujo sanguíneo previniendo así las enfermedades cardiovasculares, alivia los dolores de cabeza, estimula la líbido y da sensación de saciedad por lo que se le recomienda su consumo en las dietas de adelgazamiento. 
El jengibre, a través de las comidas asiáticas, se usa en todas las cocinas del mundo combina muy bien con arroces, verduras, se pueden aderezar sopas, pescados y todo lo que la imaginación nos diga.


               Receta de verduras con jengibre

Ingredientes:
(4 personas)
100 gramos de setas o champiñones
50   de acelgas frescas    
125 de espárragos trigueros
100 de guisantes
1 pimiento morrón
1 cebolla
2 dientes de ajo
Jengibre (al gusto)
aceite de oliva
una pizca de sal

Primero cortaremos pequeño, previo lavado, los ajos, la cebolla, el pimiento morrón  y el jengibre en rodajas finas y salteamos con el aceite de oliva, a continuación agregaremos el resto de las verduras y tapamos el recipiente, dejándolo en fuego lento y removiéndolo de cuando en cuando, hasta que las verduras estén tiernas. Agregar un poco de sal y ya podremos servirlo.

Gregorio García Alcalá
  24 de julio de 2013