jueves, 8 de julio de 2010

POR NUESTRO BIEN, CONSUMAMOS MENOS CARNE

                     


La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), informó, hace tiempo, que la ganadería genera más gases de efecto invernadero que el sector del transporte. Los principales gases responsables de las emisiones de la ganadería son, metano, óxido nitroso  y el dióxido de carbono. En este sentido el metano representa el 57% de las emisiones de gases contaminantes asociados a la ganadería, este gas se origina  como consecuencia de los procesos digestivos, (fermentación entérica), de los animales, así cómo al almacenamiento de purines  en las explotaciones ganaderas, (gestión de estiércol), que a su vez genera el óxido nitroso -24%-, en el proceso de desnitrificación para la obtención de fertilizantes. Por último tenemos el dióxido de carbono -19%-, generado por la utilización de energía para la explotación y la producción de piensos.
La ganadería es una de las principales causas de la degradación del suelo y los recursos hídricos 
La  FAO informa que la ganadería ocupa el 30 % de la superficie terrestre en pastizales y un 33 % de la tierra cultivable en la producción de forraje. La ganadería es también responsable de la desforestación en grandes extensiones del Amazonía.
Bajar el consumo de carne es beneficioso para la salud del cuerpo y la del planeta en el que vivimos.