domingo, 22 de diciembre de 2013

BENEFICIOS DE LAS SEMILLAS DE SESAMO



El sésamo, (sesamum inducum), también conocido como ajonjolí es una planta oleaginosa de la familia de las pedaliáceas, originaria de Asia y África, estas semillas eran muy conocidas en el antiguo Egipto y Grecia, al parecer, el sésamo ha sido cultivado en este planeta desde el principio de los tiempos. Sus semillas pueden ser de diferentes colores, amarillas, negras, blancas, rojas y grises.
Estas semillas con un rico sabor a nuez, sobre todo cuando se las tuesta ligeramente, tienen un alto contenido en ácidos grasos, sales minerales, antioxidantes, fibras, vitaminas, proteínas y fenoles. Entre los minerales destaca el calcio más abundante en el sésamo que incluso en la leche, siendo por ello muy acosejable su consumo para prevenir la osteoporosis manteniendo los huesos fuertes y tiene también magnesio, cobre, hierro, cobalto, níquel, potasio, cinc, cromo, selenio, fósforo y manganeso.
El sésamo ayuda a disminuir el colesterol en sangre ya que sus grasas son insaturadas y contiene además lecitina, que ayuda a digerir y asimilar las grasas, y fitoesteroles por lo que su consumo es ideal para prevenir los problemas cardiovasculares.
El consumo diario de semillas de sésamo es aconsejable para mejorar la nutrición especialmente durante el embarazo, la lactancia y la menopausia. 




El sésamo ayuda, por su contenido en hierro, en los casos de anemia ferropénica,  y tiene fama de ser afrodisíaco por su contenido en cinc ya que la carencia de este oligoelemento es motivo de falta de líbido es, además, rico en proteínas, aporta vitamina E con propiedades antioxidantes y su contenido en selenio ayuda a regular la hormona tiroidea y a mantener el hígado saludable.



Las semillas de sésamo se usan mucho en panadería y repostería o pastelería.
En la actualidad tal vez debido al creciente número de personas con intolerancia a la leche de vaca por su contenido en lactosa se usan mucho las leches vegetales y una de ellas es la de sésamo, también puede ser de almendras, arroz, soja, alpiste, nuez, etc., etc.
Para preparar leche de sésamo necesitaremos: 
1/4 de taza de semillas de sésamo,
medio litro de agua,
un poco de miel o azúcar moreno.
Primero se muelen las semillas con un molinillo de café, después se le agrega el agua y se licúa bien, se endulza al gusto, se deja unas tres horas en reposo y luego se filtra.

 Aquí podemos ver otra variante de receta para obtener leche de sésamo casera.



     

   

Gregorio García Alcalá
22 de dicembre de 2013